Sistema de cloración salina

El SMC es un equipo de cloración salina producido en España y comercializado en Argentina por la firma Indalo Security System.

Estos equipos nacen ante la necesidad de economizar en insumos y tiempo para el mantenimiento de las piletas de natación, tanto familiar como industrial. Es totalmente autónomo y genera el cloro justo y preciso por medio de un proceso de Cloración Salina.

Este método consiste en la fabricación de cloro mediante la electrólisis de la sal común, transformando la sal (Cloruro de sodio) en cloro (Hipoclorito de sodio). La existencia de una pequeña concentración de sal en el agua de la piscina constituye un antiséptico natural que dificulta la formación de bacterias y algas. Esta baja concentración de sal, próxima a la de la lágrima del ojo humano, no produce ninguna irritación ocular o dermatológica y actúa, al contrario, como un antiséptico natural sobre la piel de los usuarios.

El SMC es un sistema muy simple, ecológico y se puede instalar en cualquier circuito existente de filtración normal de una pileta: sòlo debe intercalarse la “célula” en el circuito de retorno de agua. La instalación, incluso en grandes piscinas, es muy sencilla y no requiere de obra civil. El encendido y apagado es junto con la bomba de filtrado. Además, cuenta con un aparato que regula automáticamente el PH del agua para que la desinfección sea efectiva.

Ventajas del sistema.

Económico: Permite ahorrar un 80%  en mantenimiento y el 100%  en la compra de productos químicos que no son necesarios. Una vez amortizado el equipo, el coste de producción supone sólo el 10% del coste de un sistema de cloración convencional.

Eficaz: El poder desinfectante del cloro puro en forma gaseosa (Cl2) que el sistema genera, es muy superior al de los hipocloritos comerciales y destruye contaminantes que estos últimos no pueden . Este cloro se disuelve completamente en el agua a un ritmo constante y preciso sin añadir derivados ni conservantes.

Saludable: Tras finalizar el proceso de desinfección y oxidación el cloro vuelve a transformarse en sal en el vaso de la piscina, con lo que se evita la acumulación residual a lo largo del tiempo de compuestos químicos asociada a la cloración convencional. La atmósfera corrosiva y los malos olores de las salas de depuración de las piscinas también se evitan mejorando las condiciones de trabajo y la conservación del equipamiento.

Cómodo: La pequeña concentración salina aporta una sensación especial de confort al actuar como una solución isotónica. La piel no se hincha ni se deshidrata, el cabello no se reseca y los ojos pueden abrirse dentro del agua sin molestias ni irritaciones.

Ecológico: El cloro se genera mediante un proceso renovable al final del cual vuelve a su estado inicial en forma de sal. No se añaden especies químicas externas al agua a tratar ni se utilizan conservantes.

Para mayor información, visite www.indalosecurity.com