Como Orientar la Ubicación de Nuestra Piscina
Agradecemos el aporte del Arq Emiliano Prokop.
En muchos hogares, especialmente en verano, la piscina se convierte en el espacio de relajación preferido. Tanto por el deporte, el juego, o a la hora de tomar un poco de sol, este lugar es protagonista. A la hora de construir una piscina, debemos tener en cuenta múltiples factores que permitirán disfrutarla por más horas.
Atardecer piscina Mendoza Gacebo
En una primera instancia, la orientación y ubicación del vaso principal cobran especial relevancia. Así, podemos garantizar una adecuada temperatura del agua durante la mayor parte de la temporada. Para lograrlo es necesario encontrar una de las zonas más cálidas de nuestro jardín, donde el sol incida el mayor tiempo posible.

En general la mejor orientación para una piscina es de cara al norte, y si no es posible al oeste. No debemos perder de vista otros actores en el terreno: la casa, construcciones linderas, muros divisores o árboles que pueden arrojar sombras indeseadas. Por eso, en necesario realizar un proceso de observación y medición al momento de planificar.

atardecer piscina venecitas

Para una correcta ubicación, una piscina debe ser un elemento cómodo, no un estorbo. Por eso, siempre que vayamos a construir una, debemos tener en cuenta si existe una circulación ya marcada en el jardín para evitar que sea un obstáculo. Por ejemplo, si tuviéramos que rodear la piscina cada vez que quisiéramos entrar en casa, sería un problema.

En cuanto al tamaño y profundidad de un espejo de agua, se recomienda destinar una superficie no mayor del 25 ó 30 por ciento del terreno total disponible. Un tamaño estándar oscila entre 20m² y 30m² de superficie, mientras que la profundidad se estima en 1.20 m. De esta manera cualquier adulto, no importa si sabe o no nadar podrá disfrutar del agua.

Hoy día, la piscina debe estar pensada para todos los habitantes de la casa. En la etapa de diseño, debemos tener en cuenta diferentes “espacios” para diferentes usos y personas. La “Playa Húmeda” es ideal para los mayores, un lugar donde colocar una reposera y poner los pies en el agua. Para los niños, un área con profundidad no mayor a 30 cm nos dará cierta tranquilidad que podrán jugar y divertirse minimizando los peligros. Finalmente, un sector con profundidad recomendada de 1.20 / 1.40 m donde podremos nadar y practicar deportes.

Si contamos con la posibilidad de tener un sector para niños en nuestra piscina y a la vez un espacio para solárium, debemos pensar que ambos sectores tienen que estar juntos o lo más cercano posible. Así podemos disfrutar de tomar sol o leer un libro y cuidar de cerca a los más pequeños ante alguna posible situación de riesgo que serán los primeros en entrar y los últimos en querer salir del agua.

Agradecemos el aporte del Arq Emiliano Prokop.

Impresionante puesta de sol sobre una piscina en mendoza

Posts Relacionados