Control Natural de Plagas

Las plantas en el jardín, además de brindarnos su extraordinaria belleza, también pueden ser útiles por sus características de control natural de plagas. Principalmente en la huerta, se pueden cultivar de forma muy sencilla para alejar plagas e insectos dañinos sin recurrir al uso de productos químicos como pesticidas.

A continuación un listado de 10 plantas fáciles de conseguir y que nos ayudarán a ahuyentar a invitados no deseados, a saber:

Ajenjo (Artemisia absinthium): Considerada una planta medicinal muy efectiva, es un repelente natural de insectos que aparta gorgojos, ácaros y orugas en las plantaciones de maíz.

Ajo (Allium sativum): Además de ser un elemento esencial en casi todas las cocinas de Argentina, el ajo es un fungicida y pesticida natural. Es especialmente benéfico a la hora de plantar tomates, zanahorias y frutillas.

Caléndula (Calendula officinalis): Esta hermosa flor naranja repele nematodes, chinches, la mosca blanca y pulgones. Además atrae a insectos benéficos que se alimentan de los otros que atacan a nuestras plantas o que ayudan a la polinización de las flores.

Capuchina (Tropaeolum majus) Esta planta trepadora o rastrera y de flor bonita aparta los nematodes, pulgones, caracoles y hormigas. Florece durante todo el verano y cultivada sin pesticidas, la capuchina es comestible poniendo a la ensalada un bello color.

Cilantro (Coriandrum sativum): Otra aromática de uso común en la cocina. Aromatizante y desintoxicante natural, para los humanos eleva los valores de plaquetas y disminuye la anemia. Plantada en la huerta o jardín, es muy eficaz a la hora de controlar áfidos y acaros.

 

 

Geranio (Pelargonium sp.): La planta de exterior por excelencia, atractivas y de vivos colores. Además de muy hermoso y colorido, el geranio es un repelente natural de insectos.

Lavanda (Lavandula angustifolia): La hermosa lavanda atrae abejas, abejorros y mariposas. Además, puede llenar bolsitas de tela con sus aromáticas hojas y colocar en placards y cajones para apartar a las polillas.

Menta (Mentha x piperita): Muy cultivada en todo el mundo, la menta repele ratones, hormigas y lepidópteros (como las polillas) y atrae abejas, abejorros y mariposas. Si se los ubica en los bordes del huerto, evita el ingreso de hormigas.

Romero (Rosmarinus officinalis): Esta es una planta de fácil cultivo, indicada para principiantes. Es resistente a la larva de la col y a la mosca de la zanahoria. Pero principalmente, atrae insectos benéficos.

Tomillo (Thymus vulgaris): El tomillo es una planta aromática muy sencilla de cultivar, sin cuidados especiales que repele la larva de la col y otros insectos indeseados y atrae las abejas.

Visto que los patógenos suelen encontrar sus plantas huéspedes a través de la visión y el olfato. Una forma inteligente de ubicar estas plantas aromáticas y vistosas es intercalarlas entre los cultivos, de esta forma podrán crecer sanos y hermosos.

Agradecemos la colaboración de la Arquitecta Paisajista María Aragão.

Posts Relacionados