Alternativas para el control de plagas

Los cambios de estación, la falta o el exceso de riego, un drenaje inadecuado, son algunos de los factores que pueden hacer que los elementos vegetales sufran ataques de distintos hongos, bacterias, virus y/o insectos para nada benéficos. Estos ataques, producen un determinado cambio en la forma, estructura o función de la planta. Si no se tratan a tiempo, estos cambios podrían derivar en la incapacidad funcional de las mismas, llegando incluso a matarlas.

En la actualidad, el dilema radica en los métodos a implementar para combatirlos, Orgánicos o con Productos Específicos (Químicos). En MentenFlor, en la medida de lo posible, intentan implementar técnicas y productos de origen orgánico. A continuación, detallan algunas de ellas que han dado resultado.

ALCOHOL DE AJO. Es un efectivo fungicida, insecticida y acaricida de amplio espectro totalmente natural. Una vez preparado, se lo puede guardar para aplicar cuando sea necesario. Dependiendo de la afección se puede utilziar cada semana o cada 15 días, y siempre después de las lluvias. La receta es bastante sencilla, manteniendo siempre las proporciones; en ½ litro de alcohol se colocan unos 5 ó 6 dientes de ajo machacados. Dejar reposar por 3 días, agregar ½ litro de agua, agitar para homogeneizar y aplicar con un pulverizador sobre tallos y hojas de ambos lados.

CÁSCARA DE NARANJA O MANDARINA. Se utilizan pequeños trozos de esta cáscara en los caminos que hacen las Hormigas y en las cercanías de los hormigueros. Una vez trasladados al interior de los nidos, desprenden una sustancia altamente tóxica.

PIMIENTA BLANCA O LEVADURA. Con la misma finalidad que el método anterior, mezclar pimienta blanca y agua en proporciones iguales para luego pulverizar en los troncos. También se puede hacer un preparado con 100 gr de levadura, medio litro de agua tibia y azúcar. Verter el líquido en pequeños recipientes en el camino de las hormigas, que serán atraídos para comerlo. Los insectos morirán luego en los hormigueros.

AGUA JABONOSA. Para luchar contra las Cochinillas y la Mosca Blanca, sólo hay que colocar en 1 litro de agua tibia 2 cucharadas soperas de jabón blanco rayado. Agregar 2 cucharadas de alcohol, mezclar bien dentro de un pulverizador y aplicar a las plantas. Si a la preparación anterior se le agrega el líquido resultante de dejar macerar 3 colillas de cigarrillos en 1 vaso de agua, durante una noche, se obtiene un buen insecticida contra los Pulgones.

CERVEZA O CÁSCARA DE HUEVO: Estos elementos son efectivos para alejar o eliminar Caracoles y Babosas. La cerveza se coloca en pequeños recipientes enterrados al ras del piso o se empapan trapos que se ponen en lugares medianamente escondidos, haciendo que estos moluscos gasterópodos se sientan atraídos a ellos. La cáscara de huevo, se coloca molida en los alrededores de las plantas afectadas, evitando que Caracoles y Babosas se puedan trasladar hasta la vegetación, ya que las cáscaras se quedan adheridas al cuerpo.

 

 

Cualquiera sea el invasor o plaga, un método sumamente efectivo y recomendado es la siembra de plantas repelentes y/o de plantas que atraigan insectos beneficiosos para el jardín y huerta. Además de ayudar en la defensa de nuestro espacio verde, atraerán otros insectos que favorecerán el proceso de polinización.

Agradecemos la colaboración de Marcelo Fernandez de MentenFlor.

+Info
www.facebook.com/mentenflor