Manta térmica, un complemento al cuidado del medio ambiente

Las cubiertas isotérmicas están formadas por tres capas de polietileno de 300 micrones. En su centro guarda una cámara de aire confinado en forma de burbuja. De alta resistencia, bajo peso, con aditivos contra los rayos UV y de baja densidad, el material prácticamente flota sobre la piscina.

Tiene como función principal, mantener por mayor tiempo la temperatura media del agua, calentada por la radiación solar o calefactor. Así, disminuye el salto térmico que se provoca entre el día y la noche. El calor dentro de la piscina solo se pierde por el espejo de agua. Utilizando una manta térmica, evita esa pérdida adquirida por los rayos solares o por el sistema de calefacción, optimizando su rendimiento hasta un 50%.

Además de prolongar la temperatura adquirida del agua, evita el proceso de evaporación, logrando un ahorro significativo de dinero en productos químicos. También protege de los elementos perjudiciales para la salud de la piscina, como el polvillo, hojas que caen de los árboles, partículas en suspensión.

El mantenimiento es mínimo, solo se requiere retirar la suciedad captada. De larga vida útil, es una inversión para tener en cuenta.

+info
facebook/todoparatupileta