Túnel de las Sorpresas

LUJÁN, BUENOS AIRES.

Muchas veces se destacan construcciones y obras por su gran porte, tamaño y grado de sofisticación. Pero también hay un factor muy importante: el impacto que tienen en el lugar que los rodea. La construcción del Túnel de las Sorpresas es un claro ejemplo de ello.

La plazoleta Antigua Estación Basílica es una de las tres que componen un espacio verde en la Ciudad de Luján. Situada a pocas cuadras de la Basílica, recibe su nombre porque allí estaba la antigua estación de tren, del cual los feligreses bajaban y comenzaban su procesión hacia la iglesia.

 

«Hoy, gracias al entusiasmo de dos empresarios locales,
los vecinos pueden disfrutar de un espacio agradable,
para el uso de toda la familia»

 

 

Nano Salas, responsable de Aguas Cristalinas, y Diego García, fundador de la cadena de Heladerías Iceland, idearon el proyecto y lo llevaron adelante en una obra que duró cerca de un año. Ambos tuvieron la iniciativa de revalorizar el mini parque con la construcción de una fuente, pero no sabían cómo solucionar el primer obstáculo; evitar el vandalismo y lograr que se mantuviera como el primer día.

 

 

En un viaje a la ciudad de Lima, Perú, Diego visitó el Circuito Mágico del Agua y se encontró con una fuente donde el agua salía por debajo del nivel del suelo, formaba un arco y caía del otro lado también debajo del piso. Filmó varios minutos y esa grabación llegó a Nano, quien días más tarde comenzó a investigar su funcionamiento.

Así llegó a concretar una entrevista con Ing. Iván Bellido, encargado en la construcción y mantenimiento del Circuito Mágico del Agua. Con la idea de no hacer una copia sino, por el contrario, lograr una réplica autorizada, se gestó un intercambio cultural y religioso entre ambas ciudades. En este marco fue entonces que Nano llevó una imagen de la Virgen de Luján y trajo una figura de Santa Rosa de Lima.

A su regreso, y con los planos en mano, en Aguas Cristalinas comenzaron el proceso de adaptación al espacio que disponían. Bajo un programa de padrinazgo, ambas empresas lograron presentar un proyecto para el paseo.

En un tramo de 40 metros, se construyeron dos piscinas largas y angostas con una separación entre ellas de 3 metros. En una se dispusieron cerca de 80 toberas y en ambas igual cantidad de luminarias subacuáticas en cada una. Gracias a la combinación de los picos y la fuerza de las bombas, los chorros de agua alcanzan los 2 metros de altura y forman un hermoso arco en todo el trayecto. De noche, la combinación y el juego de luces, completan la ambientación.

El 14 de diciembre de 2018 fue la inauguración y toda una fiesta para los vecinos de la zona. Luego de unas sentidas palabras de apertura, al encenderse las bombas, nadie quiso perder la oportunidad de refrescarse y pasar por debajo del arco de agua. Un grupo de ancianos residentes de un asilo fueron los invitados de lujo. Así, entre risas y asombro, los asistentes disfrutaron de los acordes que tocaba la banda de los bomberos, tomaron helados que repartieron al público y presenciaron la revalorización de todas las manzanas de alrededor.

Hoy, luego de varios meses, la plaza se mantiene intacta gracias al esfuerzo de Aguas Cristalinas, Heladería Iceland y los vecinos. El proceso de concientización y cuidado sobre los espacios públicos han logrado que este tipo de proyectos se puedan llevar adelante.

LINK A UBICACIÓN
B6700AZI
J. B. Barnech 399-499
B6700AZI
Luján, Buenos Aires

Nuestro agradecimiento a Nano Salas de Aguas Cristalinas.