Ingeniería y Claridad

Esta piscina fue construida en un barrio ubicado en el Partido de Luján, provincia de Buenos Aires. A primera vista parece un concepto clásico en diseño, pero en su aparente simpleza esconde un criterio lúcido de emplazamiento, que destaca un alto grado de ingeniería y tecnología aplicada para su construcción.

Como concepto, Nano de la firma Aguas Cristalinas, tomó en consideración el lugar dónde se ubicaría la pileta. La casa, de formas rectas y fachada sobria, aportó el estilo. Rodeado de una frondosa arboleda y el terreno con orientación hacia el oeste, se dispuso el espejo de agua como entrada al jardín trasero para aprovechar plenamente el sol de la tarde y la sombra natural de los altos eucaliptus. El parquizado lindante es césped grama bahiana de color verde intenso y tiene sistema de riego automático.

 

 

Líneas en perfecta escuadra y ángulos rectos, dan la configuración a esta piscina rectangular de 12 metros de largo por 6 de ancho. Con un sistema de desborde finlandés en todos sus lados, se conecta con la edificación por medio de un amplio solárium de color blanco, lugar ideal para colocar una mesa y sillas o cómodas reposeras. Las baldosas, al igual que las rejillas de todo el perímetro del vaso, son de material atérmico. Un cerco de seguridad rodea el espacio para evitar caídas de niños pequeños y mascotas. Para el revestimiento interno se colocaron venecitas de color turquesa y se instalaron artefactos de iluminación subacuática en acero inoxidable con iluminación LED RGB.

Como mencionamos antes, lo más interesante es la instalación y uso del equipamiento. Se aplicó un sistema de retornos en el piso de la piscina, similar al utilizado en los natatorios de competición: 6 hileras de 3 retornos la alimentan desde la base. Conectados a 4 filtros, una vez activos funcionan de manera coordinada y por intervalos de una hora gracias un timer. Debajo de cada rejilla, construyó una profunda canaleta con un sistema de filtro independiente más grande. Así el agua de toda la pileta circula y fluye constantemente para lograr un efecto de desborde parejo, que al mismo tiempo la mantiene limpia a toda la superficie de hojas, polen, ramas y suciedad del ambiente. Un equipo de electrólisis salina se encarga de las demás impurezas.

Además, la pileta cuenta con una potente caldera y motor blower para inyectar burbujas en todas las áreas y elevar la temperatura en forma uniforme y pareja. Todos los equipos están a resguardo en un amplio gabinete fuera de la vista de los visitantes, detrás de un gran cantero revestido con el mismo material de lajas que tiene en el exterior la chimenea de la casa.

A Nano le llevó casi tres meses finalizar la obra; realizar un sistema de desborde finlandés de estas características conlleva mucho tiempo de planificación y su ejecución es muy artesanal. Con una combinación de hormigón y mampostería, la construcción es cómoda y garantía de larga vida útil.

Agradecemos la colaboración de Nano y Gerardo de Aguas Cristalinas – Otra Pileta