En busca de la perfección modular

Una Industria nacional dedicada a la fabricación con rigor técnico de piscinas premoldeadas y losetas atérmicas. Con esfuerzo y espíritu empresarial, PISCINAS MILANESIO cuenta con más de 40 años en el mercado.

El nombre de la empresa proviene su fundador, José Milanesio. Desde los comienzos en 1947 con la construcción de tanques australianos, pasando por la construcción de piscinas de placas premoldeadas de hormigón, hasta la actualidad en que se especializan en la fabricación industrial de losetas atérmicas, PISCINAS MILANESIO construyó una marca fuerte y reconocida en diversas partes del país.

José Milanesio inició las actividades de la firma en la zona de Río Primero, construyendo tanques australianos (reservorios de agua utilizados en el campo), en el año 1947. Años más tarde, en 1966, Don José se instaló en la ciudad de Córdoba y fundó la primera fábrica de premoldeados de hormigón para la construcción de piscinas de natación. Por ese entonces tuvo lugar una renovación en el sistema constructivo: se dejó de lado el ladrillo u hormigón encofrado para reemplazarlo por un nuevo elemento; los módulos de hormigón, perfeccionando así el sistema de construcción industrial de piscinas.

Ariel Míguez, gerente comercial, nos comenta que junto con el dueño actual y gerente de la firma, Jorge Quarin, juntos gestaron y fueron testigos de dicha innovación. Ambos trabajaron con el Sr. Milanesio por más de 25 años como revendedores de sus piscinas. Cuando se independizaron, abrieron un local y mantuvieron las buenas relaciones con la empresa. Con el tiempo, se afianzó su confianza y gracias a la experiencia adquirida, se le ofreció al Sr. Quarin tomar a su cargo la fabricación y construcción de piletas. Es así que luego de quince años continúa al frente de la firma.

“El punto fuerte de esta nueva metodología es la rapidez; se obtiene un producto fuerte y de hormigón en 7 días, en comparación con el sistema tradicional cuyo tiempo de trabajo consume 30 días aproximadamente.  Es un proceso rápido y no pone en duda la vida útil de la piscina; ese es su diferencial.  Por ejemplo, el Club Universitario tiene una piscina climatizada construida con este sistema en el año 1973, y en el día de hoy se encuentra en perfecto estado.” Comenta el Sr. Miguez.

Desde sus inicios, la firma se posiciona como una opción entre el método tradicional y la fibra de vidrio. Si bien cierta porción del mercado opta por las piletas de plástico, la construcción por medio de módulos de concreto premoldeado es un producto muy atrayente.  Si el cliente busca dinamismo de construcción, variedad de formas y profundidad, el sistema es ideal.  Al ser una construcción modular, la pileta puede tomar diferentes dimensiones sin ningún tipo de problemas o limitaciones  y adaptarse a las características particulares de cualquier terreno. Se puede construir una pileta de 6mt x 4mt con una profundidad de 3 mt, por ejemplo. Estas medidas no son posibles en una pileta de fibra de vidrio y pueden implicar un gran costo en el método tradicional.

Otra razón por la cual el mercado adopta también este sistema de construcción es que los arquitectos tienden a no involucrarse en la construcción de la piscina por el riesgo que conlleva y el tiempo que consume. Por ley, los profesionales de la construcción civil deben responder con diez años de garantía por su trabajo. Si se suma el hecho de que el material puede sufrir desgastes y filtraciones, éstos son los factores que los desalientan. De esta forma, cuando el constructor completa la casa, suele delegar la responsabilidad de la piscina a otras empresas constructoras o especializadas en ello. Esto dio lugar a oportunidades de negocio que Piscinas Milanesio aprovechó. Otro punto en el cual se ha especializado es la fabricación a nivel industrial de losetas.

“Antes, para el revestimiento se buscaba ladrillo o cerámica. Nosotros comenzamos a investigar y desarrollar un producto para autoabastecernos y empezamos a fabricar losetas. En el proceso, incorporamos arena volcánica proveniente de canteras que solamente están en la provincia de Mendoza. Por sus propiedades (liviana y porosa), el producto final es muy ventilado, de muy bajo peso y atérmico, no quema.” Este producto fue presentado en varias exposiciones y ferias de todo el país y del mundo. Así, en el año 2005 se presentó en un evento de Europa y ganó el segundo premio en la categoría de innovación. “Comenzamos manualmente y por nuestro impulso empresarial, decidimos industrializar el proceso para garantizar cierto nivel de estandarización. De esta manera ahorramos tiempo, aumentamos la producción y llegamos a otro mercado con una unidad de negocio complementaria”, comenta Ariel Míguez.

Hoy, gracias a ese producto, la firma puede mantener el nivel de trabajo durante todo el año. Debido a su trayectoria de más de cuarenta años, la empresa ganó el respaldo y respeto de un mercado que está en constante crecimiento. Ellos lo evidencian en el aumento de ventas que las losetas registran año tras año, pero no descansan en los logros obtenidos, sino todas las temporadas buscan introducir nuevas líneas o mejoras en las ya existentes. La última incorporación es la línea ERA de lozas atérmicas, y en estos momentos, realizan investigaciones para reducir su tamaño, mejorando su versatilidad, costos y transporte.

+ info
www.piscinasmilanesio.com.ar