El Rincón

En la zona de Garín, Provincia de Buenos Aires, una pareja tenía un sueño: poder compartir con familia y amigos el tiempo libre a orillas de una laguna. Rodeados de árboles, como en un bosque, tenían en mente disfrutar del día; y si el calor ayudaba, darse un refrescante chapuzón.
Fue así como se gestó la idea que luego la empresa Verpools llevó adelante. Con la premisa de crear un microclima en el fondo de la casa, haciendo que la pileta sea el foco de atención y con relevancia en los aspectos estéticos, buscó una visual diferente y única.

Luego de tomar medidas y ver la orientación del terreno, se dispuso un espejo de agua conformado por dos cuadrados de 4 metros de lado unidos en uno de sus vértices. La estructura principal cuenta con profundidad de 1 metro y un borde interno de cemento que funciona no solo como acceso a la piscina sino también como banquina para sentarse en el agua. El segundo cuadrado es mucho menos profundo y funciona como playa húmeda. Allí en las mañanas y tardes de verano se colocan reposeras para leer o simplemente entablar una conversación amena.

En todo su perímetro se colocaron lozetas atérmicas y antideslizantes de color blanco. En una de las puntas extremas, se construyó un espacio algo más amplio con revestimiento de cerámica simil madera. En esa misma esquina, se reacomodaron las diferentes plantas que estaban antes en el espacio de la piscina para simular un muelle. Este es el lugar predilecto de los dueños, allí pasan varias tardes conversando y compartiendo meriendas o tragos.

 

 

Gracias a la forma única que tiene, vista desde arriba, parece ser una punta de flecha. De formas rectas y ángulos rectos marcados, combina con el diseño de la casa. El revestimiento interno de color gris, logra un efecto visual sobre el agua que la torna de color verde, lo cual hace que se acentúe la ambientación otoñal.

Para la construcción, se tomaron en cuenta las dimensiones del jardín y los altos álamos que están entre la galería y el parque. Se identificó su edad y por dónde pasan sus raíces para evitar dañar los árboles y a la estructura final. De manera manual, porque el barrio cerrado dio los permisos correspondientes, se procedió a realizar los pozos donde luego se armó el encofrado con hierros y hormigón reforzado para mayor durabilidad. La tierra extraída sirvió para nivelar parte del suelo y encausar el agua de lluvia hacia los costados para evitar inundaciones.

Equipada con dos hidrojets de retorno, un skimmer de filtrado superior, limpia fondo de desagote y recirculación, se la dejó lista para incorporar un sistema de climatización. Por las medidas y el volumen de agua, es ideal para instalar un sistema solar que además no es invasivo al medio ambiente.

Cabe destacar que el agua es muy importante. Desde Fundación Verpools, queremos crear conciencia para ser responsables en el uso del agua. Es de suma necesidad para seguir viviendo que este recurso sea cuidado. En lo que respecta a las piscinas, NO ES NECESARIO VACIARLA. Con un mínimo de mantenimiento, gracias a productos específicos y en pequeñas dosis, el agua puede servir para la próxima temporada. Para lograr que todos los productos funcionen y respondan cada uno a su tarea, ya sea de clorificar, decantar, prevenir el hongo “Verdin” es fundamental controlar el PH midiéndolo regularmente según la época del año (en verano diariamente, en otoño cada 3 días, en invierno semanalmente y en primavera cada 3 días). De esta forma, se contrastan con los valores que necesita la pileta para que el agua se mantenga pura.

Nuestro desafío más importante es para el 2020 construir piscinas sustentables y así cuidar el medio ambiente; ese es el rumbo que tomamos.

Un rincón soñado, la estrella del patio posterior, visualmente agradable; buenos momentos todo el año.

 

 

Agradecemos el aporte de la empresa VERPOOLS.