Ejercicio de la planificación y diseño del paisaje en Bariloche

El Lic. en Planificación y Diseño del Paisaje Sebastián Sánchez Napal, parte del colectivo LiPPA, nos cuenta algunas de sus experiencias profesionales.

Desde Julio de 2016 trabajo como diseñador de espacio público en la Subsecretaría de Planeamiento Urbano de la ciudad de San Carlos de Bariloche. Definimos el “espacio público” en toda su amplitud de conceptos: desde veredas hasta grandes áreas urbanas, ordenanzas de uso y ejecuciones de obra.

El rol que me toca desempeñar como diseñador de espacio público ha tenido que adaptarse a medida que surgían nuevos proyectos. Cuando empecé en el puesto en el que me desarrollo tenía una mirada en la que creía que se podía planificar-diseñar-construir cualquier espacio con facilidad. Sólo tenía que estudiar el espacio, ver las variables sociales / culturales / ambientales / patrimoniales, planificar y diseñar los espacios para articular usos existentes y nuevas propuestas, sumar valor ornamental y de diseño desde la morfología, realizar planos de replanteo y detalles de obra e indicar al área que construyese cómo hacerlo.

No podía estar más lejos de la realidad.

Más allá de que uno siempre se encuentra con reticencias por parte de los usuarios a la hora de proponer cambios, las problemáticas más grandes surgen desde la coordinación entre las distintas áreas municipales y la dificultad para obtener financiación. Cada área tiene sus trabajos organizados con anterioridad y no siempre disponen de tiempo y recursos para realizar obras para otras áreas.

Ésto llevó a que los primeros dos proyectos a realizar quedaron frenados en las etapas que dependían de la municipalidad. Se desarrollaron las partes del proyecto que necesitaban de los privados siguiendo la planificación para toda el área, pero lamentablemente en ambos casos no se pudieron concretar.

Los siguientes proyectos se estructuraron de diferente manera. El máster plan del Paseo del Lago intentó superar la problemática descripta anteriormente buscando financiamiento interno a partir de lotes vacantes, licitaciones de espacios para locales comerciales, incorporación de edificaciones que sirvan como desarrollo de modelo de negocios a inversores y búsqueda de padrinos en los grandes capitales locales.

Paseo del Lago: Master plan del área costera del centro de la ciudad. Nuevos usos, modelos de negocios, interacción con entidades públicas/privadas instaladas en el sector. Búsqueda de sistemas de financiación interna. Aprovechamiento de Ecotasa para etapa 1: Espacio gastronómico, sendero deportivo, reestructuración de edificaciones existentes, pumptrack, skate park, área de uso peatonal (gradas, senderos, miradores turísticos), baños públicos.

La etapa inicial de la obra (que se está desarrollando desde 2018) es financiada por inversores del ámbito privado y por una herramienta generada por el municipio que ha sido clave en todas las obras realizadas desde ese momento; la “Ecotasa”, una tasa local que se le cobra a la hotelería con el fin de financiar obra. Además, las obras claves a realizar se deciden en una comisión formada por el municipio y las cámaras de comerciantes locales, lo cual permitió trabajar con más facilidad y libertad. Se evitan los procesos burocráticos que dificultan la compra de cada mínimo elemento que se necesita para la obra y permite contratar cooperativas de trabajo que son más fáciles de articular en las diversas tareas a realizar. El municipio articula con directores de obra que son parte del personal.

 

 

Esto llevó a que la forma de trabajo que me corresponde cambie sustancialmente. Para estos proyectos hago una planificación de sectores y usos con medidas mínimas y máximas a considerar sobre cómo realizar las actividades de manera segura, pero se evita la etapa de diseño propiamente dicha, tomando decisiones a campo a medida que se van realizando las tareas. Esta metodología, resulta más artesanal y ahorra recursos destinados a etapas de relevamiento topográfico y la generación de planos de replanteo. Pero hace más necesario que el diseñador esté atento a cómo se va construyendo y se adelante a los posibles problemas e interacciones no deseadas.

Creo que de esta forma se logró un buen equilibro que soluciona la mayoría de los problemas de ejecución que se tenían acercando al área que diseña con la que ejecuta.

Siempre fui un defensor de la función sobre la forma, buscando incrementar el uso del espacio público, ordenando los usos existentes y mejorando las condiciones y oferta de servicios. En este sentido, considero que al trabajar sobre el planeamiento de los espacios, se generan nuevos atractores de usuarios y se aumenta el número de los mismos.

En el caso del Paseo del Lago, las acciones primarias y la instalación de mobiliario generaron nuevas actividades gastronómicas al aire libre, que fueron acompañadas por otras de índole culturales y deportivas. Se inauguró un PumpTrack (pista de bicicletas) que fue un éxito rotundo, atrayendo ciclistas y skaters de diversas edades en todo momento del día.

Así, en cada espacio se busca encontrar la forma más fácil de poder llevar a cabo el proyecto, focalizando aún en mínimos detalles para que el diseño resulte funcional y cómodo para las personas. Lograr un equilibrio entre usuarios, intereses económicos, intereses políticos, la búsqueda de armonía y el desarrollo del uso del espacio público es siempre un desafío que vale la pena enfrentar. Los espacios serán exitosos siempre que la gente los empiece a usar, se apropie de ellos y los aproveche al máximo.

 

 

Agradecemos el aporte del Lic. en Planificación y Diseño del Paisaje Sebastián Sánchez Napal y al LiPPA – Licenciados del Paisaje Asociados de Argentina.

+info
www.lipaa.com.ar
Instagram @lipaarg
Facebook @lipaarg
Twitter @lipaarg