Control de larvas y mosquitos

En los primeros días de temperaturas altas, algunos animales (especialmente insectos) comienzan a despertarse de su letargo invernal; entre ellos los mosquitos. BRACAR – Biotecnología Ambiental nos describe su ciclo de vida y que podemos hacer para controlar su propagación.

Los mosquitos representan una amenaza para la salud del hombre y de los animales debido a que actúan como vectores de distintas enfermedades. En la producción pecuaria, provocan la disminución en el rendimiento total, en otros ámbitos más sociales y deportivos, desalientan la actividad recreativa al aire libre. Su ciclo se divide en 4 fases, 3 de las cuales (huevo, larva y pupa) se desarrollan en aguas estancadas, siendo estas las fases más sensibles por lo que se pueden controlar con tratamientos biológicos. Posteriormente emerge el adulto abandonando el agua y pudiendo desplazarse hasta varios kilómetros.

El interés ecológico y el gran valor paisajístico de los espacios naturales ligados al agua, se convierten en épocas estivales en zonas de aguas estancadas donde proliferan varias especies de mosquitos. Aunque cualquier acumulación de agua (balsas o arquetas de riego, bebederos de animales, pozos abiertos, depósitos de agua, bandejas, piscinas, etc.) se convierten también en infinidad de focos particulares con una elevada capacidad de producir mosquito. Una forma de disminuir sus densidades poblacionales es a través del control biológico. Esta metodología resulta ser una medida de regulación poblacional adicional a la tradicionalmente realizada por insecticidas o biocidas.

La firma BRACAR – Biotecnología Ambiental propone aplicar una estratégica ecológica donde se tiene acceso a espejos de agua y bebederos de animales. Consiste en inocular con larvicida biológico todas estas áreas, interrumpiendo el ciclo larvario y por ende el del insecto. Su producto LarvaBRAX es un biolarvicida en fase acuática de larvas, simúlidos y mosquitos. Biodegradable, de rápida acción y que no genera resistencia. Impide de manera preventiva que pasen a su fase adulta y voladora. Su utilización es inocua para el hombre, los animales de corral y la fauna ictícola.

 

+info
www.bracar.com.ar