Compost – Como prepararlo

Una de las buenas prácticas ambientales es el reciclado de la gran parte de los desechos orgánicos generados en la ciudad. El compostaje es uno de esos procesos y consiste en la elaboración de un producto medianamente estable, apto para ser aplicado en el suelo como fertilizante.

El Compost o Lombricompuesto consiste en la acumulación de la materia orgánica en algún rincón del jardín, que puede ser sobre el suelo directamente o dentro de alguna estructura plástica o de madera si se quiere algo más ordenado o más presentable. Estas estructuras deben tener paredes abiertas en panal de modo tal que haya intercambio gaseoso abundante con el exterior.

En la mezcla, se pueden usar: césped cortado, hojas de árboles y arbustos, papeles y/o cartón desmenuzados, aserrín o viruta de madera, heces de vacas, caballos, perros, gatos, cama de pollo, guano de aves, etc. Las ramas cortadas resultantes de podas su pueden usar previamente pasadas por una chipeadora para que este material sea manejable. Es necesario remover dichos componentes una vez por semana, a medida que se van agregando nuevas camadas de estos y humedeciendo con agua de lluvia o de la canilla. La mezcla no debe quedar seca ni empapada, por lo que se recomienda elegir un lugar alto que no acumule agua en la base.

El tipo de descomposición que tiene lugar es el de una oxidación, resultante de la inyección de oxígeno a la mezcla cada vez que se remueve. No se debe compactar ni excederse en el agua agregada porque se fermentaría dando lugar a la aparición de olores feos. La pila de residuos removida genera calor que puede llegar a 60 a 70°C producto, primero de la respiración de las partes verdes (pasto, frutas, hojas), y luego por la acción de hongos y bacterias que atacan los restos orgánicos desintegrándolos parcialmente.

Luego de dos meses obtendremos un producto oscuro, fresco, con buen olor, poco reconocible de los materiales que le dieron origen al que llamamos compost. Si lo dejamos in situ, comienza ser colonizado, por insectos del suelo subyacente como ser lombrices de tierra, gusanos blancos, hormigas, etc. que continúan la degradación generando lo que llamamos lombricompuesto. El Lombricompuesto es un producto más estable que el primero, en donde los nutrientes están quelados (protegidos del ph del suelo). Se puede usar a razón de una parte por cada 4 o 5 de tierra húmeda, incorporándola con una horquilla o pala.

Agradecemos la colaboración el Ing. Agrónomo Marcelo Bari.

+ información, puede enviar un mail a marcelobari@yahoo.com.ar