Como evitar la propagación de algas

Prácticamente en todos los sitios en los que se almacena agua se pueden producir problemas con las algas. Cuando el agua está estancada, tiene una temperatura elevada, o una concentración elevada de nitratos y fosfatos, se puede producir una floración de las mismas.

Los problemas de algas están producidos normalmente por un exceso de nutrientes (nitrógeno y fósforo) en el estanque. Desde el momento en que se construye un estanque, éste se convierte en una cuenca de sedimentación de nutrientes, lavados desde el terreno circundante y drenado hasta la cuenca. Cuánto más envejece un estanque, más nutrientes se habrán acumulado, y se vuelve más susceptible a problemas con las algas. Las algas consideradas no se limitan a las algas tóxicas, sino incluye también las algas nocivas, es decir, las que no liberan toxinas pero que por su proliferación crean problemas operativos y deterioro de calidad del agua.

Blooms de algas
Los blooms o florecimientos excesivos de algas y cianobacterias son un tema relevante tanto para entidades ambientales, como para el usuario de lagos y reservorios. Incidencias de floraciones de algas nocivas se han incrementado en los últimos tiempos así como sus efectos adversos, debido a factores como el cambio climático, el incremento de escorrentía de fertilizantes en las fuentes de agua y procesos rápidos de urbanización.

Para mencionar algunos de los problemas inherentes al no control de algas, podemos resaltar:​

  • Incremento de costos del tratamiento del agua, tanto en desinfección como en medidas retributivas a población afectada.
  • Areas de especial interés turístico y personas que subsisten de ello son afectadas directamente, por cierres y por una afluencia menor de visitantes.
  • Decrecimiento en valores de propiedad: Los lagos pueden incrementar el atractivo de desarrollos urbanísticos en su periferia, aumentando el valor de la propiedad entre un 25% y un 40%. Al contaminarse, dicho atractivo se pierde, y si se llega a niveles de deterioro de la calidad del agua que produzcan malos olores o toxinas.

Desde BRACAR – Biotecnología Ambiental creen firmemente que aplicar métodos como la bioaumentación y la bioestimulación, han demostrado ser herramientas eficaces para afrontar el problema de algas en casos puntuales y realizar un tratamiento preventivo para que las situaciones no “exploten” produciendo los impactos mencionados. Este tipo de tecnologías van de acuerdo a la tendencia mundial en reemplazar métodos químicos por métodos biológicos en el tratamiento, para reducir el impacto ambiental e ir en el sendero de la sostenibilidad, sin duda, un desafío cada vez más relevante para la humanidad.

En este sentido, han desarrollado MicroBRAX Bloom es un producto formulado en un mix sinérgico de microorganismos saprófitos de libre disponibilidad para la degradación biológica para el tratamiento de lagos, lagunas, tanques y estanques. El producto, junto con una serie de procesos y protocolos que ha implementado la empresa a lo largo de estos años, se logra un efectivo control del agua.

 

+info
www.bracar.com.ar