Arquitectura del paisaje. Desafío Medioambiental del Siglo XXI.

En 2019 se cumplen 50 años del libro Proyectar con la Naturaleza (Design with Nature) del escocés Ian McHarg, (1920-2001), uno de los libros de arquitectura paisajista más importante del siglo XX que con fundamentos científicos, técnicos y filosóficos aborda el tema del medioambiente y el hombre.

Hoy, medio siglo más tarde, nos preguntamos ¿cómo diseñar con la naturaleza?

La arquitectura del paisaje es una profesión amable, ya que no solo está relacionada con el diseño y la naturaleza, sino que también tiene que ver con la sociedad y la creación de entornos saludables. Hoy, nuestra profesión tiene una gran misión que cumplir: involucrarse con el cambio climático. A través de ella, podemos contribuir a mitigar los problemas que se han desarrollado en nuestro planeta. Los rápidos cambios en la tecnología y el cambio climático son algunos de los temas importantes que están generando corrientes de conciencia global como nunca antes. Ello afecta a los asentamientos humanos y los hábitats de otros organismos de diferentes maneras que luego crean desafíos y problemas a resolver. Estos últimos son tan grandes que se necesita avanzar hacia un enfoque multidisciplinario basado en soluciones y trabajar como líderes en equipos compuestos de diferentes profesionales para desempeñar un papel más dinámico en el mundo cada vez más cambiante de hoy.

Las soluciones basadas en la naturaleza son parte de las herramientas que debe utilizar un profesional de la arquitectura del paisaje que ha evolucionado a lo largo de los años. Proyectar con la naturaleza es una meta continua a buscar en el campo de la arquitectura del paisaje, el diseño ecológico y la planificación urbana y regional.

Se pueden dividir en dos grupos principales de estrategias: soluciones de suelo y soluciones de paisaje. Las soluciones de suelo apuntan a mejorar la salud y las funciones de la tierra a través de las cuales se mantendrán o restaurarán los servicios de ecosistemas locales.

Las soluciones paisajísticas se centran principalmente en el concepto de conectividad. Los espacios verdes urbanos, que incluyen parques, bosques, riberas y jardines, son una parte esencial de una red de bienestar físico y mental. Proporcionan espacios para socializar y oportunidades para conectarse con el mundo natural. Son enclaves restaurativos en ciudades estresantes.

En las urbes, los techos verdes o las paredes son soluciones basadas en la naturaleza que pueden utilizarse para moderar el impacto de las altas temperaturas, capturar el agua de las tormentas, reducir la contaminación y actuar como procesadores de carbono, y mejorar la biodiversidad. Hoy, los ríos urbanos están siendo re naturalizados, regenerando el espacio urbano, llenándolo de flora y fauna ayudando a mitigar los efectos del cambio climático y cambiar la dinámica con sus habitantes.

El campo es infinito. Desde la Arquitectura del Paisaje tenemos que trabajar en las decisiones de planificación y de proyecto, generando conciencia medioambiental más que nunca.

 

 

Agradecemos el aporte de la Arq. Mariana Larcamon – Arq. Esp. En Planificación del Paisaje | Presidente CAAP.

+ info
www.caapaisajistas.org.ar
FB CAAPaisajistas
Instagram @CAAPaisajistas
TW @CAAPaisajistas